"Las Conquistas logradas hay que enriquecerlas, con una visión de futuro, superior a lo que hemos vivido en el pasado." - Monseñor Claudio Giménez

Tradiciones, Música y Costumbres Populares.


l folclore, o ciencia de las tradiciones y costumbres del pueblo, es, sin duda, utilísimo instrumento para conocer las expresiones más auténticas del alma popular, si nos referirnos siquiera someramente al folklore paraguayo, para tener una idea de las costumbres y tradiciones que fueron surgiendo en el Paraguay colonial, como natural consecuencia de la aleación racial y consubstanciación espiritual de las razas indígena e hispana. Pues el conquistador español - al revés del inglés, que despreciaba las razas inferiores-, fue hacia la india.

"Ocho siglos de convivencia con el árabe -dice Ricardo Rojas*- le habían familiarizado, a pesar de la intolerancia oficial, con infieles de carne morena. Era hombre sin prejuicio de raza para el amor; mestiza acaso él mismo, de moro, de gitano, de judío". En el Paraguay, a la sombra amable de los altarzazos, se unieron el español y la india, y nació el mestizo. Y de progenitores españoles residentes en estas tierras, nació el criollo. Así se fue formando la sociedad paraguaya.

Costumbres paraguayas que vienen del coloniaje son el toro candil, la corrida de sortija, el ybyrá-síi (el palo engrasado), la galopa-pú, los camba-mangá, los pesebres de Navidad, los cheolos de Carnaval, los velorios del angelito con música y baile. Y hasta hoy celebran los negros el 6 de Enero en Loma Campamento y Laurelty Luque, la fiesta de San Baltasar.

Otra costumbre de la colonia que perdura hasta nuestros días, es el asado del jueves santo, como una forma de burlar la regla de la fe católica, la cual dice que el viernes santo no se come carne. Entonces la vecina invita: "aguerú ndéve sekarú hagua" (te traje para que pruebes). Los niños juegan al descanso lo llaman "limeta jekakue" consiste en saltar en unos cuadros trazados en el piso en forma de cajones numerados, el fondo de una botella rota le sirve como marcador.

Desde tiempos remotos, los guaraníes han utilizado instrumentos primitivos de viento y de percusión, principalmente flautas de carrizo, silbatos, sonajas y campanas, en las reducciones Jesuitas en Misiones Itapúa, se fabricaban instrumentos musicales, estos eran comercializados en otras reducciones a mediados del siglo XVI. Su prolongado aislamiento le han permitido conservar muchos elementos introducidos en los siglos XVI y XVII por los conquistadores, artistas y misioneros jesuitas procedentes de España. 


Las guitarras y arpas, los charangos introducidas por los españoles, son los instrumentos básicos de la música paraguaya contemporánea, estos instrumentos son fabricados en Luque con las técnicas de antaño. Uno de los estilos más antiguos de música popular paraguaya es la polca; las baladas y otras canciones conservan gran parte de la historia y tradiciones del país. La guarania, canción de fluida melodía lírica introducida a principios del siglo XX, por José Asunción Flores** es la primera variación propia de la tradición colonial española. 

Ante muchas manifestaciones del arte moderno utilizan temas de la tradición indígena y religiosa, expresadas con frecuencia en la decoración de las iglesias. Las primeras manifestaciones artísticas paraguayas datan de la época colonial, cuando los misioneros jesuitas y franciscanos establecieron escuelas de arte.

Algunos ejemplos de estas manifestaciones artísticas (desaparecidas en la actualidad) se realizaron partiendo del barroco español y del estilo artístico indígena; todos ellos forman parte de fachadas adornadas con figuras de santos, púlpitos, sillas esculpidas en piedra y magníficos altares labrados en madera.


(*) Ricardo Rojas (1882-1957), escritor argentino, conocido por su monumental obra Historia de la literatura Argentina.
Nacido en Tucumán, cursó estudios incompletos de Derecho y se dedicó al periodismo literario y político. Militó en la Unión Cívica Radical desde 1930, lo que le valió la cárcel. Fue rector de la Universidad Nacional de Buenos Aires.

(**) José Asunción Flores, (1904-1972) nació el 27 de agosto de 1904 en una humilde casa, en un barrio marginal de Asunción, la chacarita. Hijo natural de Magdalena Flores y padre desconocido. Afiliado al partido comunista, perseguido por sus ideas emigra a la Argentina, luego de una dilatada vida fallece en Buenos Aires el 16 de marzo de 1972. Sus restos mortales fueron traídos al Paraguay en 1991, en medio de un emocionado homenaje ciudadano, después de la caída de la dictadura.