infoLuque.com.py | Luque - Paraguay | Primer Medio Escrito Luqueño en Internet |
El Tiempo Luque / Aeropuerto

Aumentar

Disminuir

tamaño
de texto

En cuanto a las actividades privadas, de la familia Mora, en el Partido de Luque, en la zona hoy denominada “Mora Cue” se puede decir que: poseía ingenios y destilerías de alcohol, así como varias estancias con ganado vacuno y caballes de raza, apreciados para la reproducción y para fines de movilidad propios de la época. Todo este opulento patrimonio fue confiscado a los Mora Coene, por orden del dictador Francia. A la llegada de la Independencia, en 1811, esta familia dio la libertad a todos sus esclavos, quienes por gratitud adoptaron el apellido Mora.

Fue hijo de padres españoles, nacido en la colonia, de tercera categoría.


Colaboración: Martín Ocampos, (A.P.O.A.L.) [Cita Requerida]

Monolito en memoria del Prócer Nacional
Dr. Fernando de la Mora.
 

Fue hijo del Tte. Cnel. de Milicias Fernando Antonio De la Mora y de Ana Del Cazal y Sanabria (españoles).

Nació en Tapu’ä en 1785 (los parajes Tapu’ä, Tapu’ä Grande y Loma colorada pertenecieron hasta 1846 a la Parroquia de Luque, en las cuales habitaban 388 almas). Hoy, todo ese paraje es denominado oficialmente “Mora Cue”.

Sus estudios los realizó en el Colegio de San Carlos de Buenos Aires en la Universidad de Córdoba, donde se recibió de Doctor de Leyes y Teología. Regresó a la Asunción y se casó con Josefa Antonia Coene, esta pareja tuvo como hija a Carmen Mora quien luego se casaría con su primo Benigno Ferreira. Entre los años 1806/1807, con el grado de Alférez integró el contingente paraguayo que peleó en las Playas de Montevideo, contra los ingleses. En aquella ocasión y por primera vez, el contingente paraguayo utilizó distintivos de colores rojo, blanco y azul, que luego serían los de la enseña patria.

En 1808, el entonces Gobernador de la Provincia del Paraguay el Tte. Cnel. Manuel Gutiérrez Barahona, previo a su voluntario retiro al cargo, dejó instalado el mecanismo para el cambio de todas las autoridades civiles y militares, especialmente de las localidades pueblerinas. Fue así que para la zona de Tapu’ä fue designado Fernando de la Mora Del Cazal, vecino del lugar, al cargo de Juez Comisionado y Comandante de Urbanos.

La preparación intelectual y activa militancia revolucionaria del Dr. Fernando de la Mora, fueron determinantes para la decisión del primer Congreso Nacional, que lo designó Vocal de la “Junta Superior Gubernativa”, el 17de junio de 1811. A partir del 20 de junio del mismo año, oficialmente ocupó el cargo nominado dentro del Primer Gobierno Nacional; todos los integrantes de esta Junta tenían la investidura de Gobernantes, de esta naciente Nación paraguaya. Esta Junta gobernó hasta el año 1815.

Cuando la ocupación de Pan de Azúcar por los portugueses, De la Mora fue comisionado en 1812 para organizar en la Villa Real de Concepción un contingente militar para la represión de los intrusos. Ya en la referida ciudad, organizó el Cabildo local.

Durante el tiempo en que el Dr. Francia se retirara voluntariamente de las funciones gubernativas, la “Junta”, entonces con Yegros, Caballero y De la Mora, produjo dos documento trascendentales, de notables previsiones: el Bando del 6 de enero de 1.812 y “la instrucción para maestros de escuelas”. No podía ser sino De la Mora el autor intelectual de tales documentos, a través de ellos aquel primer Gobierno Nacional expuso sus bellos idearios en materia de desarrollo económico, la supresión de la inquisición, la libre navegación de los ríos, la promoción de la cultura, el desarrollo de la educación mediante la reapertura del Colegio Seminario de San Carlos.

Fernando de la Mora, participó de las ceremonias inaugurales del flamante municipio de concepcionero y partió luego al pueblo de Belén y al Paso de Ypané, donde estaban establecidos algunos indios beligerantes.

Durante su ausencia en Asunción, el Dr. Francia se reintegro a la Junta Gubernativa.
Inmediatamente, luego de reintegrado, maniobró para la eliminación del Vocal ausente, acusándolo de llevar una vida indigna del alto cargo que investía, además del extravío del documento que registraba por separado, el artículo adicional “Tratado del 12 de octubre de 1811 con Buenos Aires, sobre pago de impuesto por entrada de yerba mate y tabaco”.

El Gobierno Porteño desconociendo dicha clausula, impone al tabaco paraguayo mayor pago de impuesto. La Junta Gubernativa en la intención de formular la correspondiente protesta busca sustentarse en dicha cláusula, pero misteriosamente el documento no es encontrado. A su regreso del norte, De la Mora, vuelve enfermo, y por imposición de Francia, fue suspendido en el ejercicio de su cargo, culpándolo de ser responsable de la sustracción del documento. El acta original del artículo adicional apareció más tarde, pero este suceso no fue suficiente para De la Mora, pues Francia estaba empeñado a eliminar la figura de De la Mora dentro de la Junta, hecho que aconteció el 18 de setiembre de1813, cuando la Junta Gubernativa expulsa de su seno a Fernando de la Mora. Durante más de 6 años De la Mora desapareció del escenario político. Ya en 1820, De la Mora, es implicado en una conspiración y es encarcelado hasta su muerte, acaecida el 23 de agosto de 1835. Durante su cautiverio, que duró catorce años no se le permitió visita alguna.

Se sabe que en cierta ocasión, el Dr. Francia y el Dr. De la Mora se trabaron en disputa y que en el calor de la discusión, este último expresó que “si estuviera en sus manos lo haría fusilar”, a lo que el futuro dictador respondió, “yo lo haría secar en una prisión”. La amenaza de Francia fue cumplida fría, cruel y estrictamente. Fernando de la Mora murió, en las mazmorras francistas, el 23 de Agosto de 1835.

Diversos estudiosos mencionan acerca del Dr. Fernando de la Mora “fue la pluma, el cerebro del nuevo Gobierno”.

La esposa del Prócer Doña Josefa Antonia Coene- Aguayo Espínola y Peña, vivía todavía a principios de la Guerra de la Triple Alianza, pues su nombre figura en el Periódico “El Seminario”, entre las damas que donaron sus joyas para la defensa patria.

A Doña Josefa se le entregó el cadáver del prócer y ésta lo veló hasta el 24, en la que le dio cristiana sepultura en el tercer lance de la Iglesia Catedral, reservado por especial designio como última morada a los auténticos próceres de la nación”.

En cuanto a las actividades privadas, de la familia Mora, en el Partido de Luque, en la zona hoy denominada “Mora Cue” se puede decir que: poseía ingenios y destilerías de alcohol, así como varias estancias con ganado vacuno y caballar de raza, muy apreciado para la reproducción y para fines de movilidad propios de la época. Todo este opulento patrimonio fue confiscado a los Mora Coene, por orden del dictador Francia.

Muerto el Dictador Francia, el nuevo Gobierno (Consulado López-Alonso), devolvió algunas propiedades confiscadas bajo el régimen anterior, a sus legítimos dueños. Entre estos, los Mora Coene recuperaron sus bienes urbanos y rurales, también la destilería ubicada en Tapu’ä - Luque, hoy Mora cue, que era una de sus mayores fuentes de ingreso.

Al producirse la independencia, en 1811, esta familia dio libertad a todos sus esclavos, quienes por gratitud adoptaron el apellido Mora.




Fuentes consultadas:
- “Gral. Dr. Benigno Ferreira”. Manuel Pesoa.
- “Aportes de Benjamín Velilla a la Historia del Paraguay”. María Margarita Velilla Talavera.
- “Cien vidas paraguayas”. Carlos Zubizarreta.- “Breve historia de grandes hombres”. Luis G. Benítez.
- Documentos obrantes en el Archivo Nacional.
- Texto: Martín Ocampos, (A.P.O.A.L.) [Cita Requerida]

- Foto: Diario La Nación (Paraguay).

Envíe sus comentarios o sugerencias a